“La red #Ello es un negocio”

Paul Budnitz se define como una persona a la que le gusta crear cosas bonitas. Su perfil se aleja mucho de las típicas historias de éxito en Silicon Valley. Para empezar, porque terminó la universidad y aunque nació en California hace 47 años vive en Vermont. Para continuar, porque su negocio no es el hardware, al contrario, se centra en objetos reconocibles para dotarlos de nuevos diseños con aire clásico. De ahí que crease su propia firma de bicicletas tradicionales, cuya marca es su propio apellido, o los juguetes con toque nostálgico y futurista Kid Robot.

ello

Su aproximación minimalista a las redes sociales se concreta en Ello. La red social de moda, cuyas invitaciones se piden sin disimulo en Facebook -todo vale con tal de entrar-, nació en marzo de este año, pero su despegue no fue real hasta la semana pasada, cuando Facebook decidió echar de su servicio a varias Drag Queen por no usar su nombre real. Como reacción y apoyo, los simpatizantes con la comunidad LGTB de San Francisco se mudaron a Ello por considerarlo un lugar mucho más limpio. Así comenzó un éxito que ha colapsado varias veces sus servidores en los últimos días.

El manifiesto fundacional, y su diseño con tipografías rudimentarias y escasos iconos, evidencian una estudiada sencillez. Budnitz explica en qué consiste su propuesta.

Pregunta: ¿Cómo tuvo la idea?

Algunas particularidades de Ello

Niveles de afinidad: Se puede elegir entre seguir a alguien o hacerle amigo. Los amigos aparecerán en la pestaña principal. El resto, en “ruido”.

Sin límite al publicar: Para publicar algo en el perfil basta con introducir información en una caja dedicada al efecto, no hay un límite de caracteres. Aceptan gifs, imágenes en movimiento. Sin embargo, no existe el concepto “me gusta”, tampoco el “repost” de Tumblr o retuit, para dar más difusión. La única manera de interactuar con el autor es mencionándolo como en Twitter, con una arroba antes de su nombre de usuario.

Respuesta: Hace un año y medio, junto a Todd Berger y Lucian Fohr, del equipo de Berger & Fohr, nos unimos y, charlando, nos dimos cuenta de que las redes sociales ya no eran divertidas. Estaban plagadas de anuncios, posts inflados. Nos parecían feas y desordenadas. También nos parecía horroroso que nuestros posts se leyesen y se vendiesen junto con nuestros datos a los anunciantes.

Ellos trajeron consigo algunos programadores amigos, del colectivo Modeset. Han conseguido hacer de Ello algo sencillo, bonito, sin anuncios y, sobre todo, una red social privada. Pronto habrá miles de personas que quieran darse de alta. Por eso hemos decidido abrirlo bajo un modelo de invitación, para que no se nos vaya de las manos. Estamos sorprendidos con la respuesta.

P. ¿Cuánto ha crecido desde su estreno?

R. No desvelamos esa cifra, pero tenemos picos de 31.000 invitaciones por hora.

P. ¿En qué países encuentra mayor aceptación?

R. Realmente, es un fenómeno global, pero si tenemos que destacar algún lugar, muchísimos vienen de Europa. Especialmente de España, Portugal, Italia, Alemania y Austria. Como no guardamos los datos de los usuarios, realmente no sabemos con exactitud dónde viven.

P. Resulta muy extraño que salgan sin aplicación para móviles…

R. Es justo en lo que trabajamos, pero la versión web para móviles está pensada para que funcione en todo tipo de aparatos.

P. ¿Cuál es su modelo de negocio?

R. Ello es un negocio. Al igual que en la App Store, las funciones generales son gratis y siempre lo serán. Por cantidades muy pequeñas vamos a vender funciones especiales para que los usuarios lo añadan a su perfil. Tenemos miles de peticiones indicando cosas por las que pagarían. Pagar unos cuantos dólares es una buena manera de apoyar una red social que no se ampara en los anuncios.

P. ¿Cómo tratan la privacidad?

R. Con cautela y poniendo al usuario como prioridad. Es lo primero en nuestra lista de prioridades. Estamos trabajando en nuevas opciones, como bloquear [a otros usuarios], que estará lista muy pronto.

Ello, la red social minimalista y sin publicidad. ow.ly/C2VEy

Appgree, la app de la democracia participativa

social-media-marketing

La red ofrece herramientas para que los ciudadanos puedan tomar parte activa en la vida pública. Formaciones como Equoya han identificado en los smartphones un canal de comunicación directa entre ciudadanos y políticos y, esta misma semana, Podemos ha tomado esta misma senda lanzando su canal en Appgree.

¿Qué es Appgree?

Appgree es una plataforma que ofrece la posibilidad de realizar debates y votaciones a tiempo real con una particularidad, el recuento de votos es muy rápido. Por tanto, promete agilidad en los debates aunque tengan participaciones masivas.

Para que nos hagamos una idea del volumen de usuarios que podrían congregarse en un canal de Appgree, el primer debate oficial de Podemos congregó a a 10.989 participantes, se recopilaron 16.218 propuestas y se realizaron 260.000 votaciones.

Appgree - votación de propuestas podemos

Appgree – Votación de propuestas de Podemos

Detrás de esta herramienta está APPGREE, S.A., una sociedad mercantil con domicilio social en Madrid. Nos encontramos ante una herramienta comercial que en su página web ofrece la creación de canales en su plataforma a marcas, medios, eventos, empresas o entidades.

Dicho de otra forma, Appgree es una plataforma que ofrece, como servicio, canales temáticos y su tecnología para gestionar propuestas y votaciones a través clientes disponibles para dispositivos iOS y Android.

Aunque estos días se hable de la plataforma por su adopción por parte de Podemos, ésta lleva ya cierto recorrido a sus espaldas. Ya fue utilizada por Telecinco, el año pasado, para pulsar las opiniones de los seguidores del reality Gran Hermano y establecer así una comunicación mucho más directa con la audiencia del programa.

Evidentemente, opinar sobre un programa de televisión no es lo mismo que abrir un debate entre políticos y  ciudadanos; quizás en el primer caso no importe tanto la precisión del recuento de votos pero, por ejemplo, a la hora de votar un programa político, la precisión sí que puede ser un factor crítico.

Además, otro factor a tener en cuenta es su propio algoritmo, ¿cómo podemos garantizar que el algoritmo realiza el recuento de una manera correcta? ¿cómo se puede garantizar que no existe manipulación en el recuento?

Dependiendo del ámbito de aplicación de Appgree, será necesario ofrecer ciertas garantías sobre la plataforma, el tratamiento de datos y los resultados y, ahora mismo, nos encontramos ante una herramienta propietaria y totalmente cerrada.

Appgree no es una herramienta de software libre, su código aún no es accesible (al menos por ahora) y, por tanto, no se puede revisar. Sin embargo, Podemos y Appgree han suscrito un acuerdo para que el código esté accesible y éste se pueda auditar para garantizar que el proceso de votación es totalmente limpio, aunque no hay fecha fijada para esto ocurra.

Appgree lista de canales.jpg

Lista de canales disponibles en Appgree

Un dato aportado por una plataforma cerrada no se puede verificar o contrastar, algo parecido a lo que solía ocurrir con el valor que daba Klout sobre la “influencia” en redes sociales. Además, la falta de fiabilidad provoca desconfianza en el uso, algo que nos comentaba Miguel Ardanuy de Podemos: “el acuerdo con Appgree permite, precisamente, poder auditar la plataforma y garantizar que los recuentos son transparentes además de evitar los resultados puedan ser manipulados por nosotros (que somos los que tenemos acceso a la consola de la aplicación) o bien por un tercero”.

¿Cómo funciona Appgree?

Dado que recopilar respuestas y someterlas a votación es algo complejo cuando manejamos una masa grande de usuarios, detrás de esta herramienta hay un algoritmo estadístico denominadoDemoRank que se apoya en un principio estadístico: “una muestra de personas elegidas al azar de un grupo es representativa del grupo en su conjunto”.

Básicamente, los usuarios son divididos, mediante un reparto aleatorio, en tantos grupos como propuestas a valorar existan. De esta forma, cada grupo (muestra) valora una propuesta y se asume que ese grupo, formado al azar, representa el parecer de todo el conjunto de usuarios.

Imaginemos que tenemos que tenemos un conjunto de 1.000 usuarios y 10 propuestas; Appgree formaría 10 grupos de 100 usuarios seleccionados al azar y cada uno de estos grupos recibiría una de las 10 propuestas a someter a consideración (para votar si están a favor o en contra).

Con este muestreo y división de grupos, la revisión de propuestas es rápida (solamente hay que analizar una propuesta) y, además, se asume que la opinión del grupo de 100 usuarios se puede extrapolar al parecer de los 1.000. Resumiendo, los usuarios no visualizan todas las propuestas que hay para votar; solamente acceden a un subconjunto de las mismas.

Visto así, podría dar la sensación que las votaciones pueden no ser exactas e, incluso, se podría pensar que son algo sesgadas. Desde la web de Appgree señalan que la simplificación del proceso de votación solamente introduce un error del 0,02% en el recuento de votos; un pequeño error que, teóricamente, quedaría compensado con la rapidez en la obtención de resultados y la agilidad del proceso. Básicamente, para hacer el proceso de votación ágil y que los datos se puedan visualizar en tiempo real, los resultados llevarán anexo un margen de error que, lógicamente, el gestor del canal (y los usuarios) deben estar dispuestos a asumir.

Appgree preguntas y repuestas.jpg

Vista de una pregunta y las propuestas enviadas a Appgree

Dentro de las condiciones de uso y la política de privacidad, Appgree avisa al usuario que se reserva el derecho a usar los datos de los usuarios registrados para segmentarlos y enviar publicidad de sus anunciantes (incluyendo publicidad vía correo electrónico y SMS). Además, el servicio también informa que nuestro nombre y fotografía será visible por los usuarios de los canales que usemos y también por el encargado de gestionar dichos canales (denominado host).

El registro en la herramienta es muy sencillo, datos básicos como el nombre, apellidos y una dirección de correo electrónico (o bien usar tu usuario de Facebook). Una vez dentro de la plataforma, Appgree nos muestra la lista de canales disponibles y podremos entrar libremente en aquellos que sean públicos (también hay canales privados para empresas); dentro de los canales tendremos un hilo de conversación en el que se irán intercalando preguntas en las que aportar propuestas y luego someterlas a votación entre los usuarios conectados.

La importancia de un algoritmo transparente

Apgree es un servicio interesante porque permite canalizar muchas voces y obtener resultados de inmediato; una funcionalidad importante que, como nos comentaba Miguel Ardanuy, te abre las puertas a que “3.000 cabezas piensen a la vez y le puedas formular preguntas a toda la comunidad”.

Es un canal rápido capaz de recopilar opiniones en poco tiempo pero aún quedan algunos asuntos a resolver sobre su fiabilidad y confiabilidad para que, por ejemplo, la herramienta pueda ser utilizada como sustituta de una votación tradicional.

Appgree Podemos.jpg

Vista del canal de Appgree de Podemos

Precisamente es algo que le hemos preguntado a Miguel Ardanuy de Podemos y ha pedido cautela, prefieren ir paso a paso, generar confianza en el uso y ver hasta dónde pueden llegar las posibilidades de la plataforma: “Para un programa electoral es mejor una votación en la que puedas votarlo todo, por tanto, es mejor no adelantarse”.

La culpa es del algoritmo

En los últimos días tres gigantes de internet han estado bajo la lupa. Amazon, Facebook y Google han sido criticados intensamente por restringir las opciones de los consumidores y encapsularlos en burbujas que sólo reflejan lo que estas compañías quieren ver.

Facebook despertó un fuerte debate cuando Mike Hudack, director de Producto en la red social, publicara un mensaje de estado en el que criticaba a los periodistas por no ejercer periodismo de verdad y sólo dedicarse a escribir sobre cosas superfluas.

La respuesta no se hizo esperar y -en la sección de comentarios de su mensaje- periodistas de medios internacionales acusaron a Facebook de ser el problema al premiar en su algoritmo a historias superfluas sobre noticias serias.

Zuckerberg

También en la costa oeste de Estados Unidos, pero en el norte, Amazon causó un revuelo. Tras una disputa contractual con la empresa editora Hachette, medios en Estados Unidos comenzaron a notar como los libros de esta editorial ya no se podían preordernar, era más difícil encontrarlos, su precio era más alto y en algunos casos la fecha estimada de envío era más tardía que la de sus competidores.

En medios y blogs comenzaron a aparecer acusaciones señalando que Amazon estaba abusando de su posición en el mercado forzando a las editoriales a aceptar sus reglas a cambio de no ver como sus libros desaparecían de sus estantes virtuales.

Google completó el círculo de empresas señaladas cuando Metafilter, una comunidad en línea, comenzó a perder tráfico e ingresos publicitarios después de que la compañía cambiará su algoritmo de búsqueda logrando así que Metafilter desapareciera de los resultados.

El ejemplo de la red social más grande del mundo es, quizá, un fiel retrato de hacia dónde se mueve la red.

Facebook

Cada vez que un usuario entra a Facebook, tiene a su disposición cientos o miles de contenidos publicados por sus amigos, familiares o las páginas que le gustan. La empresa sólo puede mostrar un puñado de esos contenidos, por lo que tiene que filtrar las opciones.

Ahí es donde entra el algoritmo. Facebook dice que, entre otras cosas, tiende a premiar los contenidos que generan mayor interacción sobre todo a través de comentarios y de gente compartiendo lo que lee.

Cuando alguien de la empresa, como Mike Hudack, dice que los periodistas no escriben noticias serias en el sitio, es lógico que los periodistas acusen a Facebook de ser el culpable de propiciar el problema al premiar contenido ligero forzando a las empresas de noticias a escribir noticias más superfluas.

El caso de Facebook lo vivo de primera mano. En mi trabajo como Editor de Redes Sociales del Servicio Mundial de la BBC veo todos los días como historias “compartirles” sobre mascotas, niños y curiosidades se imponen a otras como la situación en Ucrania y Siria.

Pero también es verdad que quienes publican en redes sociales pueden echar mano de la creatividad para hacer más atractiva una historia que se percibe como sería o ajena. Basta con acercar las noticias “duras” a la vida de los usuarios para que la interacción suba y el algoritmo las considere.

Por supuesto Facebook también debe estar abierto a la retroalimentación y considerar si en su algoritmo hay espacio para un servicio público que muestre historias importantes, sin considerar que tan “compartibles” son.

Amazon

El caso de Amazon es más preocupante y extraño. Si la empresa gigante del comercio electrónico está manualmente alterando su fórmula para castigar a una empresa, la situación sería muy grave.

Hasta ahora no hay indicios de que lo haga, pero si hay denuncias documentadas de cómo los libros de Hachette no pueden ser preordenados y han desaparecido de las sugerencias de libros que el algoritmo de Amazon ejecuta regularmente.

Lo raro del caso es que si fuera verdad que se trata de una acción premeditada y no de una simple coincidencia, Amazon se enfrentaría a un severo proceso de escrutinio por parte de quienes regulan la competencia.

Amazon ha sido visto como el adalid de los libros ampliando el mercado de lectores en el mundo, pero pronto podría ser visto como su verdugo si no se deslinda claramente de las acusaciones.

Google

Hay quienes piensan que el caso de Google es el más preocupante de los tres, dado que el buscador acumula cada día más información sobre los internautas creciendo así su poder y dominio del mercado.

El ejemplo de Metafilter, que tuvo que despedir a la mitad de sus empleados, demuestra que un pequeño cambio en la manera en que uno de esos algoritmos funciona puede provocar un sismo en otros lugares.

El llamado efecto mariposa cabe como anillo al dedo para explicar la influencia y poder que tienen los algoritmos.

Para muchos usuarios Google sigue siendo la puerta de entrada a internet y el filtro que los guía por el ciberespacio. El algoritmo del buscador decide qué sí y qué no es relevante y útil para sus usuarios.

Todas estas fórmulas pueden tener la mejor de las intenciones. Buscan que nuestra experiencia en la red sea relevante y útil, pero al volverse más certeros y poderosos día a día, los algoritmos están entregándonos una versión de internet que quizá sea demasiado personalizada.

vía bbcmundo

1) El intercambio de información a través de internet será ubicuo, invisible, como la electricidad.

2)  La conectividad de Internet será global, potenciando las relaciones entre las personas de cualquier lugar y aumentando su nivel cultural.

3) La internet de las cosas, la inteligencia artificial, el big data, nos harán más conscientes del mundo en que vivimos y  de nuestro propio comportamiento, potencialidades, limitaciones, etc.  Surgen escenarios de lo que podríamos denominar “comportamiento editable”, sin duda novedosos para un ser humano crecientemente más poderoso.

4) La realidad aumentada y los dispositivos “vestibles” ayudarán a la monitorización y feedback de comportamientos cotidianos. En el ámbito de la salud el tema tendrá especial relevancia.

5) Las TEP (Tecnologías para el empoderamiento y la participación) irán tomando relevancia, favoreciendo la implicación política y los cambios pacíficos.  Se trata de sociedades más transparentes para todos, lo cual puede generar problemas de privacidad para los ciudadanos pero a la vez facilitar la denuncia de distintos tipos de corrupción económica que antes hubiesen pasado desapercibidos. La pérdida de confianza hacia los/as corruptos será creciente, lo cual también puede significar un cambio hacia sistemas más transparentes, honestos y participativos.

6) La Ubernet difumina los límites políticos o socio económicos tradicionales, equipando al ser humano para crear los sensores, los flujos, la habilidad para reconocer patrones, para identificar causas y actuar según el insight adquirido, no sólo a nivel individual sino también trabajando de forma colaborativa en todo el mundo. Problemas globales como el cambio climático, el control de enfermedades, la conservación del agua o la nutrición, desde la mejora del sistema inmunitario de determinadas poblaciones a la prevención del problema de la obesidad, pueden llegar a solucionarse gracias los nuevos superpoderes individuales y colectivos.

7) Pueden aparecer varios tipos de Internet, con accesos, sistemas y principios diferenciados.

8) También en un sentido TAC (Tecnologías para el Aprendizaje y el Conocimiento), Internet supone la ampliación, la democratización de la educación a cualquier lugar del mundo.

9) Cuantas más son las posibilidades de la sociedad conectada, más son también los riesgos de quedar descolgado de esta. En este sentido debemos estar alerta. Intervengo este próximo viernes sobre el tema (Digital Discrimination and Social Networks International Conference) en Barcelona y dejaré claro que debemos profundizar en la atención al desarrollo de las competencias TIC, TAC y TEP para toda la población.

10) Internet puede amplificar lo peor del ser humano, pudiendo aumentar también cosas como el abuso, formas de crimen organizado, spam, etc. Creo, sin embargo, que la capacidad de adaptación del ser humano al medio, el hecho de que la experiencia de conectividad nos cambia e imprime valores positivos, puede desdibujar y volver mucho más positivo este escenario. Desde luego la educación en valores asociados a nuevas situaciones en lo digital, en escuelas y también en la familia,  será esencial.

Puede entenderse lo anterior a partir del ejemplo de la idea de Inteligencia colectiva vs. dictadura de las masas. Siempre y cuando seamos conscientes de los sesgos a los que la presión de los grupos puede conducirnos, su abundancia actual tenderá a la inteligencia, a encontrar soluciones nuevas e interesantes para los problemas que aquejan a la humanidad. Espíritu crítico, responsabilidad, potenciación de la individualidad y otros elementos de lo que hemos llamado antes “Educación de la participación”,  serán elementos que trabajarán en el sentido positivo.

Sobre individualidad algunas teorías afirman que internet uniformiza los iconos culturales entre lugares lejanos. Creo, sin embargo, que son muchas las tendencias, desde la educación (léase El elemento de Ken Robinson) a los iconos de la cultura pop actual (Lady Gaga, por ejemplo), que trabajan en el sentido de que ha llegado la era, para el ser humano, de ser relevante en la sociedad a través de lo que le hace distinto. La posibilidad de tener contacto e incluso pertenecer a múltiples y diversas comunidades online facilita este movimiento hacia el desarrollo de los talentos individuales.

11) Vivimos en la sociedad de la transparencia, se habla incluso de Big data personal, así que resulta incuestionable que la privacidad no va a vivir en los próximos años su mejor momento. Las nuevas  brechas podrían ser, de hecho,  de espíritu crítico y de las competencias necesarias para mantener nuestra privacidad en la red. Solamente los más formados sabrán hacerlo.

Acecha también la sociedad del control. En un escenario aumentado también en amenazas, es probable que renunciemos cada vez en mayor medida a ciertas cuotas de libertad y privacidad a cambio de la seguridad que nos ofrezcan los gobiernos.

http://www.dreig.eu/caparazon

Cómo usar Twitter para eventos #infografia #infographic #marketing #socialmedia

cropped-social-media.jpg

See on Scoop.itSocial Media Hoy

Hola: Una infografía sobre cómo usar Twitter para eventos. Vía Un saludo Cómo usar Twitter para eventos Archivado en: Infografía, Marketing on line, Sociedad de la información Tagged: Infografía, internet, Marketing, redes sociales, tic, Web 2.0.

See on ticsyformacion.com

Seguridad y privacidad en las Redes Sociales

Las redes sociales son parte de nuestra vida, son un sistema de comunicación en el que volcamos gran parte de nuestra vida. Ofrecemos de manera gratuita información relativa a nuestro día a día, a nuestra forma de relacionarnos con los demás, a nuestros gustos, a nuestras motivaciones, a nuestras expectativas, etc.  Sin querer hemos ido desdibujando el concepto de intimidad, porque cada vez estamos más dispuestos a que los demás accedan a determinados aspectos de nuestra vida privada, a cambio de otras ventajas, como por ejemplo, mantenernos comunicados con el resto de la sociedad.

Muchos piensan que esa comunicación e intercambio está exento de peligros. Craso error. La magia de la red y la facilidad de conocer nuevas amistades hacen que olvidemos los mínimos protocolos de seguridad con fatales consecuencias. No olvidemos que en todo los que publiquemos en internet  queda ahí para siempre y al alcance de cualquiera sin nuestra autorización. La privacidad y gestionarla correctamente sigue siendo una asignatura pendiente, por ello, ahí van algunos consejos para evitar ser víctimas en la Red:

1.- La precaución  es la defensa por excelencia: saber que Internet es un mar de datos, y que una vez los ‘lancemos’ ya no será posible recuperar todo el control sobre ellos. Por eso, pensar si nos importa que terceros puedan tener esa información sobre nosotros, o si preferimos que quede en secreto.

2.- En Internet estamos todos, y lo que publicas deja rastro. Es como hacer un tatuaje,nunca podrás borrarlo del todo. Respeto siempre por quien está al otro lado, por ejemplo, no colgando imágenes de otras personas si no estás seguro de que cuentas con su aprobación.

3.- Internet se parece mucho a la vida en la calle, desconfía de la misma manera de los desconocidos, de los extraños, de las tiendas sin garantías, etc.

4.- Busca información sobre cómo activar las pestañas de privacidad de tu perfil, especialmente preocúpate de que sólo tus amigos de verdad puedan acceder a lo que publicas, y cómo eliminar los contenidos de tu perfil.

5.- Pon contraseñas significativas para ti, pero no para los demás. Tampoco para los que te conocen  (por ejemplo, el nombre de tu mascota o la ciudad donde vives ), pues la mayoría de los casos de acoso se producen entre personas del entorno más cercano. No permitas que usurpen tu perfil.

6.- Internet permite manejar dinero sin tenerlo físicamente. Desconfía de los envíos de dinero que no pasan por una entidad bancaria o una administración pública estatal. Desconfía de trabajos sencillos que prometen sueldos demasiado altos.

7.- Aprende a contrastar la información que te llega a través de las redes sociales, el correo, los foros… Pide consejo a un experto si es necesario. Existen leyes que castigan las actividades ilícitas en Internet, y leyes que protegen a los usuarios de una mala utilización, especialmente cuando afecta a sus derechos fundamentales (intimidad, secreto de las comunicaciones, datos personales, libertad de expresión, etc.).

Si eres víctima, denuncia.

25 errores en las biografías de Twitter

La percepción de lo que es mejor y peor en Twitter es en ocasiones subjetiva. Lo que para unos es simplemente spam, para otros puede ser una interesante conversación. Sin embargo, hay algunas cosas que logran poner de acuerdo a la cada vez más populosa comunidad tuitera. Una de ellas es que la biografía determina en buena parte el éxito o el fracaso de una cuenta en la famosa red de microblogging. Para ayudarnos a saber si estamos haciendo las cosas bien o simplemente si debemos hacer borrón y cuenta, AllTwitter enumera a continuación los principales errores que los tuiteros cometen en su biografía para esta red social:

1. Frases como “gurú de los social media”, “ninja de los social media” o similares denotan que el usuario no sabe en realidad de lo que está hablando.

2. Una descripción que abuse excesivamente del “autobombo”.

3. Muchos emoticonos (a menos que el usuario sea un preadolescente): *~*~*~ o ^-^-^-^.

4. Expresiones como #TeamFollowBack.

5. Declararse abiertamente “adicto” a algo: adicto a la tecnología, adicto al cine, adicto al fitness, etc.

6. Utilizar en lugar de “adicto” palabras como “aficionado”, “geek” o simplemente términos que están en realidad vacíos de significado.

7. #Una #lista de #palabras que el #usuario #piensa que #merecen #convertirse en#hashtag y no lo merecen en realidad.

8. Bromas minoritarias en sólo entenderá el 1% de los seguidores del usuario.

9. Errores de ortografía.

10. Errores gramaticales.

11. Errores de puntuación.

12. Cualquier cosa que suene a cliché.

13. Que el usuario presuma en la biografía de tener mucho sentido del humor o ser muy divertido.

14. Ser deshonesto.

15. Afirmar que “nuestros pensamientos son propios” y creer que con esta frase protegeremos a nuestra empresa de cualquier posible daño.

16. Las palabrotas.

17. Las palabras “please”, “follow” y “me” juntas.

18. Una “ristra” de cosas que el usuario considera interesantes.

19. La inclusión de muchas palabras clave.

20. Descripciones ambiguas y semimotivacionales como “trabajamos para inspirar e inspiramos un buen trabajo”.

21. Describirnos a nosotros mismos como “comilones”.

22. Citar excesivamente a otras personas. Al fin y al cabo, se trata de nuestra biografía, no la de otro.

23. Pensar que una parte de nuestra biografía es tan importante que merece SER ESCRITA EN MAYÚSCULAS.

24. Referirse a logros conseguidos hace ya años.

25. Utilizar expresiones como “resume-speak” o aferrarnos a una descripción aburrida y previsible de nosotros mismos.