#Educación 2.0, una enseñanza para cada alumno #TIC

No todos aprenden igual. A un Juan se le pueden dar bien las mates, a una María, el dibujo, a un Luis, la historia… Pero hasta ahora la enseñanza se entendía como una lucha del profesor para que todos los alumnos aprendan lo mismo. Santillana y la empresa norteamericana Knewton quieren cambiar el paradigma. Su propuesta, implantar el aprendizaje adaptativo en España y Latinoamérica para otoño de 2015. Es decir, el exprimir toda la tecnología online disponible para individualizar la enseñanza a cada estudiante.

“Es la transición del papel al digital, un momento único en la historia. El gran cambio es que ahora el contenido será distinto para cada alumno desde la primera hora”, afirma José Ferreira, CEO de Knewton desde business center del Simo, la feria que aúna educación y tecnología en el Ifema de Madrid. Para conseguir este objetivo la propuesta empleará toda la potencia de internet. Herramientas big data para acumular el histórico de cada alumno que permita conocer sus talentos y flaquezas y definir el plan de estudios que mejor se le adapte. Y también profetizar cuáles serán las mejores vías para su futuro profesional y educativo empleandoweb analytics.

 

tabletas01

La personalización es la clave en la que insiste todo el proyecto. Y la asignatura por la que se ha elegido empezar son las temidas matemáticas. “¿Por qué? Porque es donde detectamos que hay más fracaso entre los estudiantes, tanto en España como en Latinoamérica”, explica Manuela Lara, directora de proyectos y desarrollos de Santillana. El curso escogido, primero de de ESO y los equivalentes en Latinoamérica: “Ahí se produce la mayor brecha en el aprendizaje de esta asignatura”, puntualiza Lara.

El objetivo es exprimir toda la tecnología onlinedisponible para ofrecer una enseñanza individualizada

Pero toda esta tecnología sigue teniendo como piedra angular al profesor. Y el partido que quiera sacarle a la herramienta dependerá de cuánto quiera implicarse. “Si la efectividad de esta tecnología dependiera de que el profesor cambiara su manera de enseñar, no funcionaría. El programa ya es efectivo si el profesor da la clase como siempre la ha dado. Pero si se implica con la enorme cantidad de datos que provee el sistema, tanto mejor”, aclara Ferreira. La información que puede proporcionar la aplicación llega, según Ferreira, a un enorme nivel de detalle: “El programa le diría al profesor: ‘Has explicado 32 conceptos esta semana. Y han asimilado 27. Estos son los cinco que necesitan refuerzo’. O: ‘Crees que este es un chaval muy listo que va sin problemas, pero se está esforzando al límite’”. Manuela Lara quiere aclarar que el sistema será lo suficientemente “accesible” y “digerible” como para no abrumar a los docentes.

El éxito de esta propuesta ya ha ofrecido resultados, según una encuesta realizada por Santillana entre los profesores que han participado en las pruebas del sistema. El 82% de los consultados cree que su porcentaje de aprobados ascendería al menos en un 10% de usar esta herramienta. Los planes de ambas compañías apuntan a una expansión en el futuro, tanto en materias como en la ambición multimedia de los contenidos. “Sé que estamos acostumbrados a escuchar que hay alumnos que aprenden mejor con lo visual, otros con lo musical. Pero no es cierto. La clave es la implicación del alumno con lo que estudia. Y es verdad que el alumno a veces asimila mejor con vídeos. O con juegos, que son un medio que los implica mucho”, destaca Ferreira.

La asignatura por la que empezar son las matemáticas y el curso 1º de ESO y sus equivalentes en Latinoamérica

Los padres ya pueden empezar a preparar un hueco en sus móviles o en sus futuras wearables (la mezcla de atuendo y tecnología que nos invadirá en breve) para una appeducación digital. Ferreira fabula hasta qué punto puede llegar el conocimiento de los padres sobre los avances o dificultades de tus hijos: “Te llega una alerta. Tu hija es mejor en matemáticas de lo que cree. Tiene un problema de confianza. ¿Cómo lo ha detectado? El programa le hace una pregunta difícil, de la que solo responden el 15% de los alumnos. Y la falla. Unas cuantas preguntas después, le hace la misma pero formulada de otra manera. Y la acierta. Así que está en ese 15%, pero le falta coger confianza en sí misma”. Ambas compañías lo tienen claro, la educación de las nuevas generaciones será un cambio total de paradigma. Ferreira lo resume así: “Es una locura tener el mismo tipo de aprendizaje para todos los individuos. Hasta ahora, la raza humana no lo podía hacer mejor. Y ahora sí podemos hacerlo”.

Vía   elpais.com

Las mejores 100 aplicaciones educativas

El presente informe, Top-100 Innovaciones Educativas, recoge los resultados del proyecto Desafío Educación. Se trata de una amplia investigación que Fundación Telefónica ha llevado a cabo a lo largo de este año para identificar iniciativas educativas innovadoras, es decir, novedosas pero con resultados demostrados, en el ámbito de la enseñanza de las ciencias en sentido amplio.

Se presentan las iniciativas que se consideran con mayor potencial de desarrollo, y para cada una de ellas se ofrece información breve pero útil y sistemática. Estamos seguros de que estos resultados serán una herramienta que permitirá difundir un conocimiento que consideramos de gran valor para toda la comunidad educativa y la sociedad en general.

Fundación Telefónica 

El dilema de vivir o registrar el momento con el smartphone

 
Una multitud con cámaras, teléfonos y tabletas rodea al papa Francisco en su audiencia pública en la plaza de San Pedro. Foto: AFP 
 

El vuelo 1416 de JetBlue acababa de partir hacía algunos minutos de Long Beach, California, rumbo a Austin, Texas, el 18 de septiembre, cuando Scott Welsh, un pasajero en el asiento 5A, escuchó un ruido sospechoso. Instantes más tarde la cabina comenzó a llenarse de humo, hasta el punto de que sólo podía ver pocas filas más allá de la suya, según dijo. Poco después supo que el motor de estribor del Airbus A320 había estallado.

Mientras otros pasajeros comenzaban a llorar y rezar, Welch se puso su máscara de oxígeno y ponderó su destino.

“Entendí que quizás iba a mi encuentro con Dios” recordó Welch, de 34 años. Pensó: “Si llegó mi momento, llegó mi momento”.

Enfrentado a su destino mortal, pudo haber cerrado los ojos para reflexionar calladamente. En vez de ello, Welch, fotógrafo deportivo, respondió de una manera distintiva del año 2014: buscó su teléfono inteligente Samsung Galaxy Note 3, y apuntando al aire lleno de humo tocó el botón de grabar. Incluso tuvo presencia de ánimo para tomar una selfie sonriente.

No importa que el avión aterrizó a salvo poco después, lo que convirtió el accidente en algo relativamente intrascendente. Las grabaciones tensas, de Welch y de otros que vivieron para contarlo, ayudaron a que la historia se convirtiera en una noticia de impacto nacional. Los dos breves videos de Welch se viralizaron; uno atrajo más de un millón de vistas.

Aparentemente ya no basta con registrar cada momento de la vida con el celular. También vale registrar una escaramuza con la muerte.

Gracias al “Complejo Industrial de Videos Personales” -decenas de millones de celulares con capacidad de grabar videos que alimentan diariamente con horas de grabación a monstruos dedicados a compartir esas producciones como YouTube-, ahora conciertos de rock, juras presidenciales, pequeñas obras escolares de teatro de cuarto grado y hasta desastres en el aire pueden ser considerados “contenido”, lo que nos inspira a todos para registrar cualquier evento para la posteridad.

¿Es más importante que vivamos estas experiencias que registrarlas obsesivamente y subirlas a la nube?, preguntó William Powers, un investigador del laboratorio de medios del MIT

Pero en el momento mismo en que todo encuentro público de gente, desde lo mundial e histórico hasta lo más íntimo, evoluciona hacia convertirse en un mar de pantallitas brillantes, también comienza a darse una reacción en contra de ello. Una mezcla sorprendente de críticos -gurúes de la auto conciencia, rockeros indie y hasta, aparentemente, el Papa Francisco– Han comenzado a implorar a estos videógrafos improvisados que dejen sus teléfonos y comiencen a vivir nuevamente.

¿Vivir el momento o registrar el momento? Se ha convertido en un dilema que define la era de los smartphones.

“¿Es más importante que vivamos estas experiencias que registrarlas obsesivamente y subirlas a la nube?” preguntó William Powers, un investigador del laboratorio de medios del MIT y autor de “Hamlet’s BlackBerry: Building a Good Life in the Digital Age” (El BlackBerry de Hamlet: Crear una buena vida en la era digital). “Absolutamente. ¿Entonces más gente aprenderá a vivir el momento y renunciará a las excesivas fotos y videos? Lo dudo”.

Para los obsesivos de las noticias, este tema podría conjurar imágenes de las tomas locamente viralizadas del Vaticano luego de la elección del Papa Francisco, del año pasado. Las imágenes, colocadas en los medios sociales por NBC News, buscaban mostrar un contraste entre la multitud relativamente libre de celulares en la plaza San Pedro que recibió la elección del Papa Benedicto XVI en 2005 y los miles de puntos luminosos que dieron la bienvenida al Papa Francisco en 2013.

What a difference 8 years makes. St. Peter's Square in 2005 vs. 2013. #NBCPope

A post shared by NBC News (@nbcnews) on

Es cierto que la historia luego resultó ser un poco más complicada. Como informó más tarde el Washington Post, la toma de “antes” era en realidad de la procesión funeraria del Papa Juan Pablo II, evento en que el uso del celular podría parecer inapropiado. Aún así, la toma de “después” se demostró indeleble, quizás incluso para el mismo pontífice.

En una aparición pública en le Vaticano en agosto, alertó a los jóvenes respecto de gastar demasiado tiempo en “cosas fútiles” como Internet y los celulares que “debieran simplificar y mejorar la calidad de vida, pero distraen la atención de lo que es realmente importante”.

De allí la superposición en los diagramas de Venn del Papa Francisco y Jack White. Con un corte de pelo que lo hacía parecer una versión gótica de Clara Bow, el ex miembro de la banda de rock White Stripes, apareció en el programa de entrevistas televisivas Conan en junio pasado, donde junto con el anfitrión lanzaron largas diatribas acerca de las pantallitas refulgentes tan ubicuas que afean las presentaciones públicas.

“He tenido la experiencia de salir a actuar ante el público y solo ver un mar de iPad” dijo Conan O’Brien con exasperación. “Ni siquiera se veían las caras”.

White estuvo de acuerdo, agregando que en su gira más reciente se vio obligado a pedir a los asistentes a los conciertos que dejaran de lado sus dispositivos y “simplemente disfrutemos con nuestros ojos y oídos”. Lejos de molestarse, dijo, el público aplaudió. Artistas como los del grupo Eagles, Prince y She & Him recientemente tuvieron experiencias similares.

He tenido la experiencia de salir a actuar ante el público y solo ver un mar de iPad, dijo el presentador televisivo Conan O’Brien con exasperación

Considere esa pequeña victoria para el concepto de “fluir”, el término psicológico de moda, que refiere a la gran satisfacción y disfrute derivado de despojarse de toda preocupación y sumergirse, al estilo zen, en la actividad del momento, se trate de saltar con paracaídas desde un acantilado en El Capitan, Yosemite, o comerse unas ricas costillitas y dejar el plato brillante.

El fluir parecería algo natural en momentos sagrados de la vida, como los casamientos. Pero estos también se han vuelto eventos saturados de celulares, al contentarse cada vez más los invitados con registrar la ceremonia a través del tercer ojo electrónico.

 
Enfrentado a su destino mortal en su vuelo en JetBlue, Scott Welch sacó su teléfono inteligente y tocó el botón de grabar. 

Para algunos, como los mandamases de los medios y los ricos y famosos, el problema es la privacidad. Kanye West y Kim Kardashina amenazaron con confiscar todo celular que brillara en su boda en Florencia, Italia, en mayo pasado, según un informe de Radar Online. Del mismo modo, Nick Denton, jefe del imperio Gawker, requirió de los invitados “presencia personal plena”, dejando sus celulares a la entrada, antes de su casamiento con su pareja, Derrence Washington, en mayo. “Pueden atender a su presencia virtual -y sus seguidores en Twitter e Instagram- al día siguiente” le dijo a a los invitados.

La crianza de los niños también sufre una invasión “paterno-paparazzista”, las mamás y los papás paparazzis de espíritu que, celular en ristra, atestan los auditorios en todo evento escolar, sea una obrita de teatro o un recital de danza.

Debe decirse que según muchos padres los niños mismos, estrellas de YouTube desde la cuna, esperan que se inmortalice en video cada gesto y cada giro suyo.

Y eso contradictoriamente inspira a otras padres para dejar de lado sus celulares a modo de protesta. A ese punto llegó Beth Feldman, publicista de Nueva Rochelle, en Nueva York, que escribe un blog llamado Role Mommy (Rol Mamá), luego del concierto de primavera de su hijo que estaba en sexto grado el año pasado, y que se vio obligada a ver a través de un caleidoscopio virtual, con la acción en escena refractada a través de múltiples celulares delante de ella. “Una consigue un buen asiento para ver a su nene e igual tiene que estirar el cuello para ver algo” dijo enfurecida.

Como sucede con cualquier discusión referida a los medios sociales, es fácil reducir la cuestión a una pandemia de narcisismo. Al fin de cuentas vivimos en una cultura que tolera que Tumblr se llene de selfies luego de un funeral.

Hay estudiosos que llegaron precisamente a esa conclusión. En un estudio de 2013 Jean W. Twenge, una profesora de psicología de la Universidad Estadual de San Diego, y dos colegas, analizaron más de 760.000 libros estadounidenses publicados entre 1960 y 2008. Concluyeron que el uso de pronombres de primera persona plural (“We” y “Us” en inglés, “Nosotros” en español) se redujo un 10 por ciento, mientras que el uso de los pronombres de primera persona singular (“I” y “me” en inglés, “yo”, “mí” en español) se incremento un 42 por ciento. Para la profesora Twenge, autora de un libro editado en 2009 bajo el título “The Narcissism Epidemic” (La epidemia de narcisismo), esto es parte del mismo cambio en la sociedad. “Eso es el video: es mi experiencia” dijo Twenge.

El video del accidentado vuelo JetBlue 1416

Seguramente Scott Welch, el cronista del incidente en el avión de JetBlue, estaría de acuerdo con ella.

“Sueno hipócrita por lo que hice” dijo Welch. Pero afirmó también que la obsesión generalizada de subir a la red cada instante de la vida le resulta “un poco extrema”. Aún así, habiéndose visto colocado en esa situación advierte que hay motivos más allá de la vanidad para tomar el celular en los momentos claves de la vida.

“Consideré el hecho de que mi familia podría no volver a verme” dijo. “Por eso volví el celular hacia mí luego de que comencé a filmar”. Agregó: “Quería que mi familia me viera sonreír”.

De todos modos, tan pronto como se viralizó el video (una compañía distribuidora se abalanzó sobre el mismo a las pocas horas, ofreciéndole el 60 por ciento de los derechos y lo que se obtuviera por YouTube), supo que sin querer se había sumado a la larga lista de micro-estrellas de YouTube, todos esforzándose por meter su rostro delante de la cámara, como buscando afirmar su destino de testigos de eventos históricos.

Sabe que así lo debe ver todo el que no lo conoce.

“Bárbaro, ahora soy el tipo de la Selfie de JetBlue” dijo Welch con tono despectivo. “Es la crítica que yo le haría a cualquiera”.

Traducción de Gabriel Zadunaisky.

via lanacion.com.ar

“La red #Ello es un negocio”

Paul Budnitz se define como una persona a la que le gusta crear cosas bonitas. Su perfil se aleja mucho de las típicas historias de éxito en Silicon Valley. Para empezar, porque terminó la universidad y aunque nació en California hace 47 años vive en Vermont. Para continuar, porque su negocio no es el hardware, al contrario, se centra en objetos reconocibles para dotarlos de nuevos diseños con aire clásico. De ahí que crease su propia firma de bicicletas tradicionales, cuya marca es su propio apellido, o los juguetes con toque nostálgico y futurista Kid Robot.

ello

Su aproximación minimalista a las redes sociales se concreta en Ello. La red social de moda, cuyas invitaciones se piden sin disimulo en Facebook -todo vale con tal de entrar-, nació en marzo de este año, pero su despegue no fue real hasta la semana pasada, cuando Facebook decidió echar de su servicio a varias Drag Queen por no usar su nombre real. Como reacción y apoyo, los simpatizantes con la comunidad LGTB de San Francisco se mudaron a Ello por considerarlo un lugar mucho más limpio. Así comenzó un éxito que ha colapsado varias veces sus servidores en los últimos días.

El manifiesto fundacional, y su diseño con tipografías rudimentarias y escasos iconos, evidencian una estudiada sencillez. Budnitz explica en qué consiste su propuesta.

Pregunta: ¿Cómo tuvo la idea?

Algunas particularidades de Ello

Niveles de afinidad: Se puede elegir entre seguir a alguien o hacerle amigo. Los amigos aparecerán en la pestaña principal. El resto, en “ruido”.

Sin límite al publicar: Para publicar algo en el perfil basta con introducir información en una caja dedicada al efecto, no hay un límite de caracteres. Aceptan gifs, imágenes en movimiento. Sin embargo, no existe el concepto “me gusta”, tampoco el “repost” de Tumblr o retuit, para dar más difusión. La única manera de interactuar con el autor es mencionándolo como en Twitter, con una arroba antes de su nombre de usuario.

Respuesta: Hace un año y medio, junto a Todd Berger y Lucian Fohr, del equipo de Berger & Fohr, nos unimos y, charlando, nos dimos cuenta de que las redes sociales ya no eran divertidas. Estaban plagadas de anuncios, posts inflados. Nos parecían feas y desordenadas. También nos parecía horroroso que nuestros posts se leyesen y se vendiesen junto con nuestros datos a los anunciantes.

Ellos trajeron consigo algunos programadores amigos, del colectivo Modeset. Han conseguido hacer de Ello algo sencillo, bonito, sin anuncios y, sobre todo, una red social privada. Pronto habrá miles de personas que quieran darse de alta. Por eso hemos decidido abrirlo bajo un modelo de invitación, para que no se nos vaya de las manos. Estamos sorprendidos con la respuesta.

P. ¿Cuánto ha crecido desde su estreno?

R. No desvelamos esa cifra, pero tenemos picos de 31.000 invitaciones por hora.

P. ¿En qué países encuentra mayor aceptación?

R. Realmente, es un fenómeno global, pero si tenemos que destacar algún lugar, muchísimos vienen de Europa. Especialmente de España, Portugal, Italia, Alemania y Austria. Como no guardamos los datos de los usuarios, realmente no sabemos con exactitud dónde viven.

P. Resulta muy extraño que salgan sin aplicación para móviles…

R. Es justo en lo que trabajamos, pero la versión web para móviles está pensada para que funcione en todo tipo de aparatos.

P. ¿Cuál es su modelo de negocio?

R. Ello es un negocio. Al igual que en la App Store, las funciones generales son gratis y siempre lo serán. Por cantidades muy pequeñas vamos a vender funciones especiales para que los usuarios lo añadan a su perfil. Tenemos miles de peticiones indicando cosas por las que pagarían. Pagar unos cuantos dólares es una buena manera de apoyar una red social que no se ampara en los anuncios.

P. ¿Cómo tratan la privacidad?

R. Con cautela y poniendo al usuario como prioridad. Es lo primero en nuestra lista de prioridades. Estamos trabajando en nuevas opciones, como bloquear [a otros usuarios], que estará lista muy pronto.

Ello, la red social minimalista y sin publicidad. ow.ly/C2VEy

Políticas #TIC en los sistemas educativos de América Latina. Informe SITEAL 2014

El Informe sobre tendencias sociales y educativas en América Latina es una publicación anual elaborada en el marco del proyecto SITEAL, una iniciativa que el IIPE-UNESCO Buenos Aires y la Organización de Estados Iberoamericanos desarrollan en forma conjunta desde 2003. Esta publicación pone a disposición de los actores de la comunidad educativa herramientas conceptuales y de diagnóstico destinadas a contribuir a la formulación de políticas educativas sensibles a la complejidad y diversidad de escenarios sociales que se van configurando en los países de la región.

En este séptimo Informe se presenta un panorama de las políticas para la integración de tecnologías de la información y la comunicación en los sistemas educativos de América Latina, con el objetivo de identificar qué condiciones y qué alertas se tornan relevantes para las políticas públicas en la materia.

http://www.siteal.org/sites/default/files/siteal_informe_2014_politicas_tic.pdf

Appgree, la app de la democracia participativa

social-media-marketing

La red ofrece herramientas para que los ciudadanos puedan tomar parte activa en la vida pública. Formaciones como Equoya han identificado en los smartphones un canal de comunicación directa entre ciudadanos y políticos y, esta misma semana, Podemos ha tomado esta misma senda lanzando su canal en Appgree.

¿Qué es Appgree?

Appgree es una plataforma que ofrece la posibilidad de realizar debates y votaciones a tiempo real con una particularidad, el recuento de votos es muy rápido. Por tanto, promete agilidad en los debates aunque tengan participaciones masivas.

Para que nos hagamos una idea del volumen de usuarios que podrían congregarse en un canal de Appgree, el primer debate oficial de Podemos congregó a a 10.989 participantes, se recopilaron 16.218 propuestas y se realizaron 260.000 votaciones.

Appgree - votación de propuestas podemos

Appgree – Votación de propuestas de Podemos

Detrás de esta herramienta está APPGREE, S.A., una sociedad mercantil con domicilio social en Madrid. Nos encontramos ante una herramienta comercial que en su página web ofrece la creación de canales en su plataforma a marcas, medios, eventos, empresas o entidades.

Dicho de otra forma, Appgree es una plataforma que ofrece, como servicio, canales temáticos y su tecnología para gestionar propuestas y votaciones a través clientes disponibles para dispositivos iOS y Android.

Aunque estos días se hable de la plataforma por su adopción por parte de Podemos, ésta lleva ya cierto recorrido a sus espaldas. Ya fue utilizada por Telecinco, el año pasado, para pulsar las opiniones de los seguidores del reality Gran Hermano y establecer así una comunicación mucho más directa con la audiencia del programa.

Evidentemente, opinar sobre un programa de televisión no es lo mismo que abrir un debate entre políticos y  ciudadanos; quizás en el primer caso no importe tanto la precisión del recuento de votos pero, por ejemplo, a la hora de votar un programa político, la precisión sí que puede ser un factor crítico.

Además, otro factor a tener en cuenta es su propio algoritmo, ¿cómo podemos garantizar que el algoritmo realiza el recuento de una manera correcta? ¿cómo se puede garantizar que no existe manipulación en el recuento?

Dependiendo del ámbito de aplicación de Appgree, será necesario ofrecer ciertas garantías sobre la plataforma, el tratamiento de datos y los resultados y, ahora mismo, nos encontramos ante una herramienta propietaria y totalmente cerrada.

Appgree no es una herramienta de software libre, su código aún no es accesible (al menos por ahora) y, por tanto, no se puede revisar. Sin embargo, Podemos y Appgree han suscrito un acuerdo para que el código esté accesible y éste se pueda auditar para garantizar que el proceso de votación es totalmente limpio, aunque no hay fecha fijada para esto ocurra.

Appgree lista de canales.jpg

Lista de canales disponibles en Appgree

Un dato aportado por una plataforma cerrada no se puede verificar o contrastar, algo parecido a lo que solía ocurrir con el valor que daba Klout sobre la “influencia” en redes sociales. Además, la falta de fiabilidad provoca desconfianza en el uso, algo que nos comentaba Miguel Ardanuy de Podemos: “el acuerdo con Appgree permite, precisamente, poder auditar la plataforma y garantizar que los recuentos son transparentes además de evitar los resultados puedan ser manipulados por nosotros (que somos los que tenemos acceso a la consola de la aplicación) o bien por un tercero”.

¿Cómo funciona Appgree?

Dado que recopilar respuestas y someterlas a votación es algo complejo cuando manejamos una masa grande de usuarios, detrás de esta herramienta hay un algoritmo estadístico denominadoDemoRank que se apoya en un principio estadístico: “una muestra de personas elegidas al azar de un grupo es representativa del grupo en su conjunto”.

Básicamente, los usuarios son divididos, mediante un reparto aleatorio, en tantos grupos como propuestas a valorar existan. De esta forma, cada grupo (muestra) valora una propuesta y se asume que ese grupo, formado al azar, representa el parecer de todo el conjunto de usuarios.

Imaginemos que tenemos que tenemos un conjunto de 1.000 usuarios y 10 propuestas; Appgree formaría 10 grupos de 100 usuarios seleccionados al azar y cada uno de estos grupos recibiría una de las 10 propuestas a someter a consideración (para votar si están a favor o en contra).

Con este muestreo y división de grupos, la revisión de propuestas es rápida (solamente hay que analizar una propuesta) y, además, se asume que la opinión del grupo de 100 usuarios se puede extrapolar al parecer de los 1.000. Resumiendo, los usuarios no visualizan todas las propuestas que hay para votar; solamente acceden a un subconjunto de las mismas.

Visto así, podría dar la sensación que las votaciones pueden no ser exactas e, incluso, se podría pensar que son algo sesgadas. Desde la web de Appgree señalan que la simplificación del proceso de votación solamente introduce un error del 0,02% en el recuento de votos; un pequeño error que, teóricamente, quedaría compensado con la rapidez en la obtención de resultados y la agilidad del proceso. Básicamente, para hacer el proceso de votación ágil y que los datos se puedan visualizar en tiempo real, los resultados llevarán anexo un margen de error que, lógicamente, el gestor del canal (y los usuarios) deben estar dispuestos a asumir.

Appgree preguntas y repuestas.jpg

Vista de una pregunta y las propuestas enviadas a Appgree

Dentro de las condiciones de uso y la política de privacidad, Appgree avisa al usuario que se reserva el derecho a usar los datos de los usuarios registrados para segmentarlos y enviar publicidad de sus anunciantes (incluyendo publicidad vía correo electrónico y SMS). Además, el servicio también informa que nuestro nombre y fotografía será visible por los usuarios de los canales que usemos y también por el encargado de gestionar dichos canales (denominado host).

El registro en la herramienta es muy sencillo, datos básicos como el nombre, apellidos y una dirección de correo electrónico (o bien usar tu usuario de Facebook). Una vez dentro de la plataforma, Appgree nos muestra la lista de canales disponibles y podremos entrar libremente en aquellos que sean públicos (también hay canales privados para empresas); dentro de los canales tendremos un hilo de conversación en el que se irán intercalando preguntas en las que aportar propuestas y luego someterlas a votación entre los usuarios conectados.

La importancia de un algoritmo transparente

Apgree es un servicio interesante porque permite canalizar muchas voces y obtener resultados de inmediato; una funcionalidad importante que, como nos comentaba Miguel Ardanuy, te abre las puertas a que “3.000 cabezas piensen a la vez y le puedas formular preguntas a toda la comunidad”.

Es un canal rápido capaz de recopilar opiniones en poco tiempo pero aún quedan algunos asuntos a resolver sobre su fiabilidad y confiabilidad para que, por ejemplo, la herramienta pueda ser utilizada como sustituta de una votación tradicional.

Appgree Podemos.jpg

Vista del canal de Appgree de Podemos

Precisamente es algo que le hemos preguntado a Miguel Ardanuy de Podemos y ha pedido cautela, prefieren ir paso a paso, generar confianza en el uso y ver hasta dónde pueden llegar las posibilidades de la plataforma: “Para un programa electoral es mejor una votación en la que puedas votarlo todo, por tanto, es mejor no adelantarse”.

¿Habrá un Google Science?

google-ciencia-800x333

Según Wired UK, Google estaría supuestamente desarrollando una plataforma de acceso libre y gratuito destinada a la investigación y colaboración científica, así como a la publicación en revistas académicas revisadas por pares: ” Cuanto menos, parece que eso es lo que quiere alguien que creamos”, explica el redactor de Wired UK Liat Clark en un artículo publicado hace unos días: “Wired.co.uk está en posesión de un documento enviado de forma anónima, en el que se detalla cómo ‘Google Science’ agruparía servicios ya existentes como Google Docs, Google Plus, Youtube y otros para crear una plataforma que desafiara el actual modelo de pago por publicación, proporcionando a los académicos la oportunidad de conectar con los demás de manera más eficiente. Al parecer, el documento fue entregado esta semana en Berlín a un grupo de académicos por parte de ejecutivos de Google, según reza el mail enviado”.

Clark continúa luego explicando que en dicho documento aparece una captura de pantalla mostrando a Google Science en acción, y que en la misma aparece un nombre propio (Dieter Kratchus, un científico del Oak Ridge National Laboratory). Tras haber contactado con él, Kratchus negó ser el autor del envío, pero sí ha reconocido que el documento adjunto es, salvo un cambio de fechas dentro del texto, el mismo que él elaboró en 2011 para ‘un par de amigos y conocidos de Google”.

Las conclusiones con las que finaliza el documento resumen los objetivos que buscaban cumplir con esta plataforma:

  • El crecimiento global, así como la esperanza de resolver los problemas del planeta residen hoy sobre los hombros de la ciencia y la tecnología.

  • La plataforma propuesta liberaría la riqueza del conocimiento científico y el poder de la acción colectiva necesarios para resolver los desafíos que enfrentamos hoy.

  • Google posee el alcance, la visión y la credibilidad necesarios para liderar el mundo científico más allá del fallido sistema actual.

Kratchus piensa que la difusión de dicho documento tres años después no puede ser más que una broma, y el portavoz de Google con el que contactaron no hizo ninguna valoración al respecto. Sin embargo, Wired destaca que Alexandra Saxon, jefa de la Unidad de Estrategia del Consejo de Investigación del Reino Unido, declaró que ella lleva oyendo rumores durante aproximadamente el último medio año relativos al posible lanzamiento de una plataforma de este tipo: “Ha habido un montón de rumores, pero todavía nada fundamentado”.

Mientras tanto, lo único que tenemos claro es que el correo con el documento fue enviado a un gran número de periodistas y personas relevantes de la industria. Y que, con independencia de que el anónimo remitente (ya fuera un académico al que realmente se le entregó el documento por parte de Google, ya fuera un empleado de la empresa de Mountain View) no ha sido sino llevar a los focos unrunrún que se lleva moviendo un tiempo por la industria.

¿Terminaremos presenciando el lanzamiento de Google Science?

Nota: No debemos confundir esta supuesta nueva plataforma conGoogle Science Fair, un concurso de ciencia y tecnología online (organizado anualmente desde el año 2011 por Google con el apoyo de Virgin, National Geographic y American Science) en el que pueden participar alumnos de todo el mundo, de forma individual y en equipo, de edades comprendidas entre los 13 y los 18 años.

via ticbeat